CONTRATO DE ALOJAMIENTO TURÍSTICO

La contratación del alojamiento turístico.

El contrato de alojamiento turístico es el acuerdo mutuo, celebrado presencialmente o a distancia, entre la empresa explotadora del establecimiento hotelero y la persona usuaria, que recoge, entre otros aspectos, las condiciones en las que se prestarán los servicios de alojamiento, así como, en su caso, los servicios complementarios.

La confirmación por parte del establecimiento de la reserva efectuada por la persona usuaria tendrá la consideración de contrato de alojamiento turístico (debiendo existir, en todo caso, constancia física o electrónica de la contratación efectuada).

Antes de contratar, la persona usuaria deberá ser informada sobre los derechos y obligaciones que le asistan.

El documento de admisión.

A toda persona usuaria, en el momento de su recepción, como requisito previo a hacer uso de la unidad de alojamiento, y previa identificación, le será entregado el documento de admisión en el que conste, al menos:

El nombre, clasificación y código de inscripción en el Registro de Turismo de Andalucía del establecimiento.

La identificación de la unidad de alojamiento.

El número de personas que la van a ocupar.

Las fechas de entrada y de salida.

Régimen alimenticio.

Cuando el contrato se haya suscrito entre la persona usuaria y la empresa explotadora, el precio total de la estancia contratada (haciéndose entrega en este caso del documento original a modo de contrato).

La copia del documento de admisión, cumplimentado y firmado por la persona usuaria, deberá conservarse por el establecimiento durante 1 año.

En el momento de la admisión, la persona usuaria deberá ser informada sobre el régimen de derechos y obligaciones y sobre la existencia de un reglamento de régimen interior.